Esfuérzate y sé Valiente

Mi buen amigo Paul me recordó “¿el por qué de las cosas que hago?” Cuando emprendí este proceso de escribir 31 blogs este mes, Paul me pidió que escribiera mi objetivo para estos 31 blogs. Mi respuesta: animar a todos con la Palabra de Dios.

 

Desde que tengo memoria, en cada etapa de mi vida, siempre ha habido una persona que me animó a no rendirme y a seguir adelante, a mantener mi fe y confianza en Dios. Ya fueran mis padres, hermanos, esposa, maestros, amigos, mentores, siempre hubo alguien que me animó. Al mismo tiempo, también hubo quienes, bueno, siempre intentaron ponerme abajo, desanimarme y, a veces, lo lograron. La lista puede ser similar a la de los que me animaron.

 

Mi versículo favorito cuando era un adolescente y aún hasta el día de hoy es de Josué 1: 9, dice:

 

Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente.
No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.»

 

El contexto de este pasaje es este, Moisés, el gran líder del Antiguo Testamento, murió recientemente. Moisés sacó a Israel de la esclavitud de Egipto. Josué fue el ayudante de Moisés cuando estaba vivo. Ahora Dios estaba llamando a Josué para que guiara al pueblo de Israel a la Tierra Prometida. La Biblia no nos dice si Josué estaba nervioso o ansioso por este nuevo papel. Supongo que lo estaba, al menos sé que yo lo estaría. Hasta este pasaje escuchamos a Dios hablar y sus palabras son palabras de aliento – palabras de animo – para Josué. ¡Sé fuerte! ¡Se valiente! No tengas miedo. No te desanimes. ¿Por qué? ¡Porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas!

 

Esa es una gran promesa de Dios. He experimentado esa promesa en mis cortos años de existencia. Mirando hacia atrás, puedo ver que Dios ha estado conmigo en esos momentos difíciles y especialmente en esos momentos oscuros cuando pensé que Él no estaba allí. Esto no se debe a que yo sea algo especial. Esto se debe a que Dios es fiel a sus promesas. Yo no contribuyo en nada al gran amor que Él me tiene.

 

Amigos míos, ¡Él los ama de la misma manera!

 

Te animo a que mires 5 o 10 años atrás en tu vida y veas dónde ha estado Dios ayudándote a ser fuerte y valiente. Quitando tus miedos y sosteniendote. Mirar hacia atrás en tu vida te ayudará a ver esos momentos en los que Dios ha estado allí contigo, muchas veces, yendo por delante tuyo. Esto, a su vez, nos dará el valor de mirar hacia el futuro sabiendo que Dios seguirá siendo fiel a sus promesas. Él nunca nos dejará ni nos desamparará.

Oro, como lo hizo mi buen amigo Wayne Burt en el comentario de mi blog anterior: “Oro para seguir siempre Sus mandamientos para permanecer en Su amor y protección durante este año.”

 

¡Sean fuertes y valientes, amigos míos!

 

PD. Gracias por leer este blog. Este es el segundo blog del 31 que escribiré este mes. Te animo a que regreses a mi sitio web para leer el próximo blog. Estos blogs estarán escritos tanto en inglés como en español. Haga clic aquí para leer el blog # 1.

 

Créditos: Foto de Michael Skok en Unsplash

Leave a Comment