¿Puedo estar todavía agradecido?

Un amigo me preguntó si aún podía dar gracias a Dios en medio de esta pandemia y todo lo que ha sucedido desde entonces. Mi amigo leyó el blog que escribí en noviembre de 2020 titulado: “¿Puedes dar gracias a Dios en medio de una pandemia?” Mi respuesta fue sí, todavía le doy gracias a Dios por toda su bondad. LEE ese blog aqui.

Han sucedido tantas cosas desde el cierre en el 2020. Mi familia y yo experimentamos decepciones y fracasos, Covid-19 o una de sus variantes, y una tragedia. Algunos de ustedes saben que nuestra casa de 15 años fue destruida cuando la casa de mi vecino explotó debido al Huracán Ida. Habíamos dejado nuestra casa antes debido a las inundaciones y nos quedamos dos casas más arriba. Pensabamos regresar a nuestra casa después de que las aguas de la inundación se hubieran calmado. No hace falta decir que no llevamos mucho con nosotros y no pensamos que las cosas iban a escalar tan rápido. La explosión ocurrió y estábamos vivos. Mi hija mayor tenía un corte en la frente y mi vecino se había cortado la pierna. Nuestra casa y muchas otras casas en nuestra calle sufrieron daños mayores.

Mi esposa y yo volvimos al día siguiente. Nuestros vecinos pudieron recuperar nuestros teléfonos y carteras que habíamos dejado. Tuve la oportunidad de volver al interior de la casa a través de la ventana del comedor para inspeccionar los daños. Era como estar en el set de una película de guerra. Faltaban pedazos de la pared y del techo, las ventanas se habían reventado dejando vidrios por todas partes, algunos muebles estaban volcados, los cuadros que estaban en la pared estaban en el piso, las puertas estaban arrancadas de sus marcos, las escaleras se desprendieron de la pared no permitiendo el acceso al segundo piso. Tuve la oportunidad de volver un par de veces solo, el mismo día y días después. Fue cuando estaba allí solo cuando me vinieron pensamientos a la mente como, ¿por qué sucedió esto? ¿Hice algo mal? ¿Por qué Dios permitió que esto sucediera?

La respuesta a esas preguntas es: no lo sé; Tal vez hice algo malo, así que será mejor que confiese mis pecados; y no lo sé. Para ser sincero, nunca sabré por qué nuestra casa fue destruida y estoy conforme con esa respuesta.

Una cosa que sí sé es que Dios hizo todo lo que estuvo en su poder para mostrarme cuánto me ama. ¿Cómo? Enviando a Jesús a nuestro mundo. Celebramos el nacimiento de Jesús hace casi dos semanas, pero ¿sabemos realmente lo que estamos celebrando? ¿Estamos celebrando que Jesús vino a la tierra para mostrarnos cómo vivir una buena vida? ¿O estamos celebrando que Jesús vino, para que podamos ser amables el uno con el otro? Creo que esas son cosas buenas para hacer, pero no nos dice por qué Jesús vino a esta tierra.

En el Evangelio de Mateo en el relato del nacimiento de Jesús, el ángel le dice a José:

“María tendrá un hijo, a quien pondrás por nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” ~ (1:21 RVC)

El pecado es cualquier acto que va en contra de la ley, la regla o el código de conducta de Dios y nuestro pecado nos separa de Dios. Primero soy un pecador porque no amo a Dios de la forma en que Él me ama a mí (1er-3er mandamiento) y muchas veces no amo a mi prójimo como debería (4to-10mo mandamiento). Por eso soy un pecador y, como pecador, merezco la muerte. El apóstol Pablo dice: “Porque la paga del pecado es muerte.” Y aquí es donde entra Jesús, “pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.” ~ (Romanos 6:23 RVC)

Recuerdo a diario que Jesús vino a esta tierra para salvarme de mis propios pecados, para reconciliarme con Dios, para acercarme a Él. En esos momentos en los que estaba solo frente a mi casa destruida, abrumado por un diversidad de emociones, vino a mi mente que “Dios es bueno.” El creador del cielo y de la tierra es bueno porque ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.

¿Puedo todavía dar gracias a Dios en medio de una pandemia y todo lo que ha sucedido desde entonces? ¡Claro que sí! ¿Por qué? Porque Dios me envió a Jesús para salvarme de lo peor que me podía pasar: mis pecados.

Amigos míos, los animo a ver la bondad de Dios en medio de su propia tragedia. Saber que Él ya ha hecho lo necesario para que usted esté más cerca de Él.

PD. Gracias por leer este blog. Este es otro blog de 31 que escribiré este mes. Te animo a que regreses a mi sitio web para leer el próximo blog. Estos blogs estarán escritos tanto en inglés como en español. Haga clic aquí para leer el blog #1 y haz click aqui para el blog #2

 

Credito de Foto: Photo by Marcos Paulo Prado on Unsplash

Leave a Comment